Caldo de Gallina

Un delicioso caldo de gallina será siempre una opción acertada, sobre todo para esos días más fríos del año.

Este plato es una joya de la gastronomía mexicana, muy popular tanto en la capital como en el México rural, de donde se originó.

Este rico caldo no solo se encuentra en fondas y restaurantes, también se puede encontrar en puestos de comida a todo lo largo de las calles mexicanas.

Desde hoy, puedes inundar tu casa del delicioso aroma de esta receta hecha con tus propias manos.

Ingredientes como la gallina adulta con su huevera, el arroz y los garbanzos forman parte de la receta original y le dan un toque único con un potente sabor distinto a los caldos de pollo comunes.

En esta ocasión te traigo el paso a paso de esta fácil receta, otras maneras de hacerla, así como consejos muy útiles, aportes nutricionales y un poco de su historia.

Receta de caldo de gallina

receta de caldo de gallina
Print Recipe Pin Receta
5 from 1 vote
El caldo de gallina es un plato delicioso, fruto de la tradición mexicana, cargado de nutrientes y beneficios para tu salud. Clásicamente, se acompaña de tortillas hechas a mano y una picante salsa hecha con chiles.
Prep Time20 mins
Cook Time2 hrs
Total Time2 hrs 20 mins
Course: Sopa
Cuisine: Mexicana
Keyword: gallina
Servings: 5
Calories: 482kcal
Author: Dailis
Método de Cocina
  • Olla grande
  • Cacerola mediana

Ingredientes

  • 1 gallina completa partida en 4 partes
  • 4 tazas de garbanzos
  • 1 taza de arroz previamente cocido
  • 1/2 cebolla grande
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 ramito de hierbabuena
  • 1 poro.
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 manojo de cilantro
  • 5 hojas de laurel
  • El jugo de 1 limón
  • 2 litros de agua
  • 5 ramitas de tomillo
  • 2 tallos de apio
  • 1 cda. de orégano seco
  • 5 o 6 ramas de perejil

Ingredientes para la salsa

  • 1 jitomate
  • Chile chiltepín al gusto
  • ½ cabeza de ajo
  • 1 cebolla mediana
  • Sal al gusto

Elaboración paso a paso

  • En primer lugar, en una olla, cocina a fuego alto la gallina con los 2 litros de agua, el poro, la cebolla, el laurel, el apio, el tomillo, el orégano y la cabeza de ajo por 2 horas aproximadamente. Agrega sal y pimienta al gusto.
  • Mientras está lista la carne coloca los garbanzos en una cacerola mediana con 1/4 de agua a fuego alto y añádele la sal, deja cocinar por 40 minutos.
  • Cuando los garbanzos ya estén bien cocidos, agrega el arroz, el poro picado en dados pequeños y un ramito de hierbabuena; remueve y deja que se cuezan juntos.
  • Cuando la carne de gallina haya alcanzado el punto de cocción ideal, retira del fuego, cuela el caldo y reserva junto con la carne.
  • Mezcla el caldo con los garbanzos y el arroz. Cocínalos por un par de minutos, apaga y deja tapado.
  • Para tatemar el ajo y los chiles chiltepín, colócalos en un comal, como se doran muy rápido, ayúdate de unas pinzas para darles la vuelta y no los dejes mucho tiempo.
  • Aparte pon un pocillo con agua suficiente y agrega el jitomate, deja hervir, cuando cambie de color pásalo a la licuadora
  • Añade a la licuadora los chiles y el ajo ya tatemados, 1/4 de cebolla, sal y un poco del agua del jitomate. Licúa muy bien para obtener una salsa homogénea y suave.
  • Sirve con el caldo con cilantro, cebolla y limón además de la carne.
  • Acompaña con la salsa y tortillas hechas a mano.
Mira esta RECETA  Caldo Michi

Valores Nutricionales

Serving: 100g | Calories: 482kcal

¿Cómo preparar caldo de gallina mexicano?

Hay muchas maneras de preparar este caldo de gallina al estilo mexicano, entre la diversidad de opciones está:

Usar una gallina completa que contenga “huevera”, que serían los que en un futuro se convertirían en huevos. Estos huevitos se cuecen muy rápido, por lo que es recomendable ponerlos en una olla aparte.

Es recomendable limpiar la carne, quitando el exceso de grasa en algunas piezas o las partes que estén sucias.

Coloca las piezas que lo requieran directamente al fuego, esto para eliminar las plumitas que tenga la piel, una vez que estén bien limpias debes lavar toda la gallina con un chorro de agua fría para proceder a cocinarla.

Puedes añadirle zanahoria, papa, calabacita, entre otros ingredientes como huevo, que según la región varía entre agregarlo crudo al momento de servir, o añadirlo precocido.

Usar en lugar de una pieza completa de gallina, la carne desmenuzada.

Para potenciar el sabor puedes incluir hierba santa y menudencias.

¿Qué aportes nutricionales tiene el caldo de gallina?

Entre las vitaminas que te aporta un consistente caldo de gallina están la B y la C, además de diversos minerales y proteínas.

Es saciante, de fácil digestión y una forma de contribuir a la hidratación de nuestro cuerpo.

Las verduras que incluyes en el plato ofrecen un aporte de vitaminas A y C, ya que a pesar de perder parte de las propiedades en la cocción, estas no desaparecen por completo.

Al incluir un alimento de origen animal, como el pollo, enriquecemos la sopa con proteínas de alto valor nutritivo, además de hierro, presente en la carne.

Mira esta RECETA  Pancita de Res con Guajillo 

Asimismo, si se desgrasa el caldo, lo vuelves  un plato bajo en calorías y óptimo para todas las edades.

Puedes incluirlo como parte de una dieta de control de peso y ayuda a los adultos mayores a lograr una mejor hidratación cuando no les es posible lograrlo de otra manera.

¿Cuál es el origen del caldo de gallina en México?

Indudablemente, el caldo de gallina es un platillo clásico en las cocinas mexicanas pues es  un alimento reconfortante y nutritivo, de fácil preparación y bajo costo.

Es tan delicioso y se ha posicionado como el preferido en tantos hogares mexicanos, que se ganó un día en el calendario para conmemorarlo: el 12 de noviembre, Día Mundial del Caldo de Pollo.

Los antiguos mesoamericanos practicaban cuatro técnicas de cocina: tatemar, asar, cocer al vapor y hervir.

Los pueblos originarios ya tomaban caldos antes de la llegada de los colonizadores españoles, sin embargo, ellos trajeron una técnica fundamental para la cocina mexicana y la usada para elaborar el caldo de gallina: el puchero.

Dicha técnica se remonta a la España medieval: se solía poner todo en la cacerola, sin reparo, con el objetivo de nutrir una olla con todo para alimentar al caserío.

El puchero consiste en añadir al agua hirviendo trozos de carne de res, cerdo, pollo, guajolote, pescado o marisco, junto con verduras y leguminosas, cada una con un riguroso tiempo de entrada y salida del caldo.

Durante el tiempo de colonia, los pucheros se fueron convirtiendo en Caldos, Michmoles, Clemoles y Moles “de olla”.

Latest posts by Dailis (see all)

Leave a Comment

Recipe Rating